Páginas vistas en total

24 ene. 2012



La belleza fluye y nada es bello

Sino en fragmentos de azarosa

Percepción. Ayer –o hace un milenio-

Tropecé con el nadir del alba en tu sueño

Desnudo como el desierto –o el aljibe-

Y mis ojos inválidos mitigaron con una brisa

Furtiva -que exilia gotas y esporas-

El viaje sinfín sobre las aristas y valles

De lo que del territorio es inconquistable

Sin destruir. La evocación que es sed

Reconstruye – inventa- el perfume sedentario

Apenas marchito de la lluvia que como hilos

De labios disonantes no tocó la quietud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario