Páginas vistas en total

8 dic. 2012

LA QUE NO PAREZCO


Dame una edad
porque me pierdo
que sea angosta y sola
                                       para mi pie
que toda vez que tiembla
reconoce el camino
                                       y se desvía

Dame una edad
a cambio
de las monedas breves
                                        bajo el labio
que al mínimo trasluz
se parte y huye
                                         o se concede

Dame una edad
como mi amante
intemporal y áspera
                                         en un cuerpo
que repare el infierno
que te ofrezca la carne
                                          y el insomnio

Dame una edad
que me destruya
que se aloje sin freno
                                          entre los huesos
que derrote a las otras
que arremeta

              Una edad
                                  sin medida
                                                          del daño


Foto: Ben Goossens




No hay comentarios:

Publicar un comentario