Páginas vistas en total

24 nov. 2011

LAS PUERTAS DEL DÍA



Hay un espacio esperando ser creado cada vez

Y nosotros los que estamos y los que seremos, cruzamos...

CRUZAMOS LAS PUERTAS DEL DÍA


El desborde rompe la imposibilidad de la palabra. A sus orillas se vence el cansancio y me doblo. Me doblo una y otra vez para entrar por los túneles, ondear las esquinas, humedecer las vasijas, escocer los espirales. Me doblo pudiendo ser por los hilos más oblicuos y los más tensos, un cuenco de tiempo profundo donde reflejar el árbol que arde en tus ojos. Acaso este amor sea un rescate recíproco. Me doblo y te derrites. Me entrego y te doblas. Nos doblamos por los meandros de las sombras. Para hacer la resistencia de las formas, te muestro cómo me doblo - porque lo sabes y allí nos reconocemos compañeros - me doblo porque no me doblego.
Hay algo que va más allá de la certeza y la afirmación. Nos agita el mismo temblor en tantos cuerpos. Un pájaro bate alas entre las manos. Ya ocurrió el encuentro.

1 comentario: