Páginas vistas en total

16 ene. 2013

ESA SOMBRA


El espacio entre el cuerpo y esa sombra
está vacío.
Vacío está el puente
de los pies hasta el pelo.
El pelo es transparente
entre girasoles y catedrales.
Catedrales desarman campanadas
para el alma y la carne.
La carne llama vicio a lo que está vacío.
Vacío es el tumulto
del oído y el pálpito.
El corazón se deslate
tras la matanza del viento.
El viento huele el ciclo de la muerte, la vida,
la muerte.
La vida arrastra el óseo, el ocio, el turbulento
y el himno de lo inmóvil
alza orgullo como una bandera.
Abanderada la paz,
no tiene prisa.
Pisa el ritmo del cansancio y seca el aire.
El aire lame la sed para oxidarla.
El espacio entre el cuerpo y mi sombra
está vacío.
Se desprende
pero siempre resta un hilo.

Foto: Tere Korondi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario