Páginas vistas en total

9 feb. 2013


Muda y extraña de mí, así quedaste. Tan abstracta estabas que imaginé que tratabas de salir y de escapar, pero no llegabas nunca a tener cuerpo, o lo que tenías por cuerpo no te seguía. Seguro que me hubieras asesinado con tal de que te abriera la llave, de que te soltara la puerta esa que hasta ahora no habías visto, pero que de repente parecía ser lo único que te separaba del mundo, como una telaraña. Y creo que algo de vos me asesinó cuando te ibas, y me siguió asesinando mientras te alejabas. Te desangrabas de mí y de tu abstracto, ibas perdida a verdad desarmada, a grito abatido. Ibas desafinando un espectro y muriéndome en los pasillos no retornables de un diagnosticado olvido, que a solas con tu camino y a tu paso se transformaba en una nube de llanto seco, en lágrima de poesía.

Imagen: Afarin Sajedi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario