Páginas vistas en total

1 abr. 2013

LLAMABA



Había escrito en su agenda aquella frase de Jim Morrison "A veces basta un instante para olvidar una vida, pero a veces no basta una vida para olvidar un instante".
Quería mostrársela a todos, pegarla en algún lugar de la casa.

Pero se olvidó donde vivía.

Lo encontraron atándose los codos y lamiéndose la punta de los pies en el lugar opaco y sucio que él llamaba inocencia.

Foto: Robert Burton.

No hay comentarios:

Publicar un comentario